jueves, 2 de diciembre de 2010

Los brazos de la dehesa




A lo largo de este año y durante los primeros meses del próximo, estamos exponiendo una serie de imágenes sobre la dehesa salmantina en varios municipios de la provincia de Salamanca. Son un total de treinta y dos obras que buscan resaltar los aspectos más llamativos de la dehesa, no sólo como paisaje ambiental, sino como ejemplo de un modo de vida y cultura auténticos y con una personalidad propia.
Su nombre, "Los brazos de la Dehesa", hace alusión a la poderosa fuerza de la encina como árbol representativo de este ecosistema amaestrado y vincula al árbol con la fuerza humana que ha sabido domesticar el bosque mediterráneo para crear una especie de ecosistema único en el que aún es posible la convivencia entre explotación y conservación.  


Este conjunto de imágenes es una pequeña muestra de las cerca de 300 que se pueden visualizar en el libro "LA DEHESA, Un emblema salmantino", publicado en marzo de 2010 por la Diputación de Salamanca y disponible en librerías y grandes centros comerciales.
La práctica totalidad de las fotografías se realizaron durante el año 2009 aunque se ha recurrido a tomas históricas o más antiguas para resaltar actividades como la trashumancia, hoy en día en desuso.



El esfuerzo que realizamos a lo largo del 2009 se ve recompensado por la tremenda calidad de la obra, en la que la Diputación de Salamanca, editora del proyecto, ha puesto todo su empeño con el fin de resaltar los valores de esta comarca, de límites difusos y paisajes humildes,  pero de gran relevancia en la provincia castellanoleonesa.
Acompañando a las fotografías contamos con la firma de tres escritores, José Manuel Gómez Gutiérrez, Teresa Majeroni Sánchez y  José Manuel Regalado, que han ubicado con sus textos, a nuestras imágenes, contribuyendo a retratar el entrañable paisaje charro.
La cultura de la dehesa no sólo se circunscribe a la provincia de Salamanca, sino que en cierta medida es internacional, pues podemos encontrar dehesas en Portugal y por supuesto en Extremadura, Andalucía, Castilla la Mancha y en menor medida en otras Comunidades Autónomas.


Este ecosistema domesticado por el hombre es un ejemplo único de la posibilidad de conseguir un desarrollo sostenible que produzca riqueza, compatibilizando la conservación de los paisajes, la fauna y la flora. Pese a ello ciertas amenazas se ciernen sobre las dehesas en forma de regadíos, campos de golf, sobreexplotación ganadera, centrales solares y urbanizaciones.


Sería deseable un compromiso más activo de nuestros dirigentes políticos a favor de la conservación no sólo de esta cultura sino también de sus habitantes, paisajes, fauna y flora.


© Francisco M. Martín - Imágenes Naturales

Imágenes realizadas con Canon Eos 5dII y Eos 50d, objetivos EF 17
-40mm f4 L, EF 24-105mm f4 L IS, EF 70-200mm f4 L IS, EF 300mm f4 L IS  y  EF 500mm f4 L IS.
Flashes Canon 580 EX II
Trípode Gitzo 1227, rótula Markins BH20

No hay comentarios:

Publicar un comentario