lunes, 10 de enero de 2011

Consumo fotográfico, o comprar, tirar, comprar... otra cámara.

Permitamos que la naturaleza se asocie con nosotros, como estos líquenes en la señal de tráfico, para reconducir el modelo económico hacia otro más respetuoso y con menos huella ecológica.
Paremos de una vez por todas este modelo de desarrollo que nos lleva cada pocos años a crisis profundas que sólo se arreglan aumentando la brecha entre los ricos y los pobres.
¡Otro modelo es posible!
Canon Eos 5dII, EF 24-105mm. f4 L IS


No me resisto a poner el enlace del documental que transmitió ayer por la noche La 2.


Como occidental que soy, tengo asumido mi concepto de depredador pero no me siento cómodo con tal papel. Cada gesto de compra, cada hábito de consumo lo medito en profundidad para saber en mi interior si la compra realmente cumple mis expectativas o está más bien dirigida por la publicidad o el engaño y manipulación de los fabricantes. A ello contribuye mi pasado activista en diversas asociaciones ecologistas y en Los Verdes. Aunque en la actualidad no milito en ninguna asociación sigo firme en mis convicciones por lo que para mí fue un verdadero placer disfrutar con el descubrimiento de este documental que me ha recordado que no estoy solo. Hay un grupo numeroso de gente por todo el planeta con la que comparto importantes planteamientos vitales.
Ayer tuve la fortuna de toparme con esta joya de documental (ajeno a la fotografía de naturaleza) que a la vez que enciende en nuestra mente una intensa duda sobre hacia donde vamos, también abre la vía para comprender que no estamos solos en el camino de cambiar el modelo económico y social que impera en la actualidad en este mundo.
Tras ver el documental no puedo quitarme de la cabeza la importancia de las más pequeñas decisiones cotidianas que, aunque ya era consciente de su trascendencia, ahora se  hace más patente esta revelación por el impacto que tiene el consumo en el planeta, esta preocupación por cada acto de consumo, por cada desplazamiento, por cada inversión, por cada imagen.
Como fotógrafo he vivido varias revoluciones -vamos a llamarlas así- o cambios trascendentales que han motivado importantes consumos: el paso del foco manual al autofoco, la fotografía digital y ahora la carrera de los megapíxeles, los objetivos estabilizados.  Todos estos nuevos inventos han motivado que muchos de nosotros de inmediato desecharamos los estupendos objetivos o cámaras que teníamos anhelando los nuevos productos.

Okavango, Botswana
Canon EOS 7d, EF 100-400mm f4,5-5,6 L IS
Como consumidores debemos meditar si los avances que nos ofrecen los fabricantes realmente merecen el esfuerzo de compra y algo más importante aún, el impacto para el planeta que esta nueva compra genera y no vale la respuesta de que el objetivo ya está en los estantes de la tienda.
Seamos conscientes de que las fotos las hacemos nosotros y no las cámaras. Jamás en la vida hemos gozado de herramientas tan fabulosas para conseguir nuestras imágenes, no nos dejemos engañar por la publicidad y antes de comprar meditemos si realmente hemos sacado todo el provecho a la cámara o al objetivo que tenemos. ¡Ah... y no abandonemos nuestra vieja cámara porque la nueva tiene un diseño más atractivo y elegante!

Tenemos una responsabilidad enorme hacia nuestros congéneres de otros continentes que aún viven como hace siglos.
Imagen de indígenas Himba habitando en las estepas de Namibia a decenas de kilómetros de la civilización y sin medio de transporte que les conduzca a la ciudad más cercana.
Canon EOS 5dII, EF 24-105mm. f4 L IS

© Francisco M. Martin - Imágenes Naturales

2 comentarios:

  1. Un placer tropezarse por la web con el trabajo de Paco.

    Las fotografías espléndidas y seleccionadas con rigor, como siempre. Las reflexiones, sosegadas y bien maduradas. Marca de la casa.

    Auguro mucho éxito a un blog que ya está enmarcado entre mis favoritos.

    Gracias Paco. Por todo.
    Un abrazo de Gaspar.

    ResponderEliminar
  2. Paco, gracias por tu reflexión. Un abrazo
    Alberto

    ResponderEliminar