martes, 3 de abril de 2012

Naturaleza sorprendente

Durante el inicio del celo y los meses posteriores mis observaciones de la pareja de zorros eran más o menos constantes gracias a mi conocimiento del corazón de su territorio. Conocía, tanto su horario, como las rutas o zonas de caza y bebederos, lo que me facilitaba encuentros semanales con ambos y también seguir con cierta asiduidad sus movimientos. Sin embargo, conforme la hembra ha ido engordando con el embarazo he notado un cambio en sus horarios y por supuesto en sus capacidades de caza. Esta ha llegado a permanecer reposando largo rato entre la vegetación o en las proximidades de la zorrera elegida  mientras observaba al macho cazando ratones o topillos. Su estado no le permitía grandes desplazamientos y la verdad, daba la sensación de estar realmente cansada o molesta con los zorrillos en su interior.
La tranquilidad en el territorio de los zorros me permitía disfrutar de estas escenas de familia pero, en algún momento imperceptible para mí, la hembra dejó de ser visible y no me dí cuenta de su desaparición constante hasta pasados unos diez días ya que tampoco conseguía avistar a la pareja todos los días que acudía a la zona de campeo. Así pasó algo más de una semana, hasta que en una acción de caza del macho, este, una vez atrapada la presa, me sorprendió llevándola en dirección contraria a la que yo esperaba. Tras cazar el roedor  yo esperaba que se desplazara hasta la zorrera que había visto excavar durante el mes de febrero para regalárselo a la hembra. Sin embargo, el macho optó por cambiar de dirección cruzar la pista que parte en dos su territorio, e internarse en una zona de encinar maduro que  ha sido desmochado y del que aún quedan multitud de ramas y ramón esparcidos para la alimentación del ganado en este año tan duro a nivel climatológico.


Hembra Uno ubicada en zorrera excavada.
Cámara Canon EOS 5D Mark III,  Zoom Canon EF 100-400mm f4,5-5,6 L IS USM.
A pulso. 1/1000 f5,6 ISO 8000

Rápidamente con los prismáticos giré en su busca y vi como casi desaparecía en la distancia. Cansado de seguir con la vista sus movimientos estaba a punto de tirar la toalla y bajar los brazos cuando me pareció ver una alucinación. El macho con su caza había desaparecido por la izquierda de mis prismáticos entre los robustos troncos de encina, pero a la derecha otro zorro surgía de la nada con actitud cariñosa, como las hembras en celo o los cachorros en busca de comida. La visión fue muy fugaz pues en la distancia los troncos gruesos del encinar se apiñan impidiendo o dificultando la observación pero me pareció identificar que la hembra con la comida que le había traído el macho, en la boca se había subido a una encina y desaparecido en ella. Una visión tan confusa y rápida que llegué a dudar de haberla vivido.
Tal y como os conté en el post anterior, parecía que la hembra finalmente había cambiado de madriguera y elegido una zona boscosa, menos pisada, y en la actualidad mucho más tupida gracias a las ramas desmochadas por el hombre. O al menos eso es lo que me decía mi cerebro que había observado. Casi convencido de mi visión he seguido visitando el nuevo territorio buscando la posible zorrera pero la abundancia de ramas y restos abandonados no me habían permitido encontrarla. Además siempre había partido de la premisa de buscar por el suelo en busca de restos de zonas excavadas. Así han ido pasando los días y he seguido cosechando fracaso tras fracaso pues los zorros se habían vuelto casi invisibles.
Tras diversos intentos fallidos una tarde noche, de regreso al vehículo, vi en la distancia el territorio primitivo en el que la hembra había excavado la zorrera que tenía controlada y con sorpresa pude disfrutar de una visión de la hembra intentando expulsar a una pareja de cuervos que sobrevolaban la zona. Los cuervos llegaron a bajar a unos cinco u ocho metros del suelo, difícil de calcular en la distancia, y la hembra daba saltos intentando sin éxito atraparlos. Estaba claro que ya había parido. Incluso uno de ellos se posó a escasos metros de la zorra lo que la hizo arrancarse a la carrera pero sin lograr su objetivo. Este comportamiento tan agresivo me extrañó pues, o tenía comida, o los cuervos sobrevolaban en el corazón mismo de su territorio, es decir la zorrera y ella pretendía expulsarlos.
Pero ¿como era capaz de reconocer el sexo del animal?. Muchas veces por su forma de orinar pero otras por las diferencias claras en su cola que podéis observar en las fotos que aporto en esta entrada.

Macho afectado por posible sarna y dueño del territorio de al menos dos hembras.
Cámara Canon EOS 5D Mark III,  Zoom Canon EF 100-400mm f4,5-5,6 L IS USM
A pulso. 1/640 f5,6 ISO 8000

Esta observación de la hembra hizo que la duda sobre la elección de la madriguera aumentara más aún y me decidí a reinstalar al cámara trampa con vistas a descubrir si la madriguera excavada estaba siendo usada, o no. Si la zorra había parido en ella tendría que aparecer tarde o temprano saliendo o entrando. Así pues y con el máximo sigilo y rapidez la coloqué en una encina cercana y pretendía dejarla dos o tres días pero tal era mi curiosidad que me planté en la zona al día siguiente en busca de mi respuesta. Allí mismo visioné los vídeos con tanta suerte que localicé de inmediato uno en el que la hembra entraba a la zorrera, no sin antes observar en todas direcciones en busca de alguna amenaza. Busque varios vídeos más adelante para ver cuando salía y no encontré ninguno, luego la hembra seguía en la zorrera a escasos metros de mi. Acababa de confirmar que la hembra y sus cachorros reposaban bajo tierra en el emplazamiento que esta había elegido en un principio. Rápidamente abandoné en silencio la zona y en casa disfruté frente al ordenador con la visión de esta zorra que, como si supiera que estaba siendo observada, dudó timidamente en entrar a su cubil.
Pero el macho seguía obstinadamente visitando el territorio en el que le había visto soltar la comida y situado casi un kilómetro más al oeste de la zorrera. Esto me ha desconcertado durante varios días hasta que finalmente llegó la solución.
Una tarde ventosa y húmeda me aposté a unos doscientos metros de la zona en la que me había parecido ver la entrega de la presa. Y casi al anochecer pude disfrutar de una de las visiones más impactantes que he tenido durante mi vida. Un zorro asomó repentinamente en lo alto de una encina hueca y arqueó su espalda en lo alto de la cruz del árbol para descender de forma rápida por el tronco vertical. A los pies de la encina se paró en seco y observó a izquierda y derecha, en todas direcciones. Me demostró su sexo al ponerse a orinar al mismo pie de su cubil. Parecía dispuesto moverse pero un golpe de viento o quizá algún roce de mi cuerpo la hizo ponerse alerta y con una urgencia inusitada trepó hábilmente por el tronco de la encina para desaparecer de nuevo por la cruz del árbol.
No se si la había molestado pues estaba a una distancia considerable de ella pero el caso es que desapareció y yo decidí irme con la certeza en mi mente de que me encontraba ante dos hembras con crías con sus cubiles situados a unos ochocientos metros uno del otro y probablemente fecundadas por el mismo macho. 

Macho en la encina elegida por la Zorra Dos para criar.
Cámara Canon EOS 5D Mark III,  Zoom Canon EF 100-400mm f4,5-5,6 L IS USM.
A pulso. 1/640 f5,6 ISO 10.000


Al llegar a casa empecé a buscar bibliografía y finalmente la enciclopedia de La Fauna Ibérica de Felix Rodríguez de la Fuente me dio la solución. Existen estudios realizados por diversos naturalistas, fuera de la península Ibérica, que demuestran la existencia de poligamia en determinadas poblaciones de zorros y yo me encontraba ante uno de estos ejemplos. 
Sin saberlo pensaba que se trataba de una sola hembra y como el territorio más favorable para la caza es un pastizal con roedores el macho cazaba allí y llevaba presas a una y otra hembras pensando yo que sólo había una pero finalmente mis observaciones de campo y la cámara trampa me han descubierto la realidad.
Esta sorprendente visión me ha obligado a replantear mis estrategia fotográfica y a repensar todo el trabajo, pues la hembra más esquiva es la que se ubica en la zorrera más atractiva, el tronco de la encina. Ya veremos  a ver como se desarrolla el trabajo fotográfico y si finalmente se puede hacer pero sin duda el trabajo de campo me ha resultado tremendamente enriquecedor para el conocimiento de este mamífero y por supuesto para mi disfrute personal. Ahora casi todos los días que salgo y en los lugares más diversos consigo avistar a última hora de la tarde algún zorro cazando en los prados húmedos o acudiendo al  bebedero. Las destrezas y los conocimientos aprendidos con el trío de zorros que he seguido desde enero me están facilitando grandemente la observación de zorros en muchos otros territorios y enclaves pues he acabado conociendo o deduciendo las preferencias de la especie por sus lugares de caza.
Esta faceta de la fotografía de naturaleza es quizá la que más me atraé y aunque la labor fotográfica es emocionante, no es nada comparable con el descubrimiento de las relaciones entre el ecosistema y los seres que lo habitan. 

Al margen quedan las fotos realizadas durante estos días en los que estoy probando la nueva Canon EOS 5d Mark III comprada en Fotocasión (muchas gracias Sergio por facilitarme una) y de la que intentaré hacer un informe extenso en breve pero siempre estará primero el trabajo de campo con la fauna y flora.


© Francisco M. Martín -  Imágenes Naturales




10 comentarios:

  1. Impresionante post, Paco.
    Este arte fotográfico, esa consecución o creación visual individual, se apoya en un evidente y sólido conocimiento vital de la naturaleza y del mundo animal. Me consta, y cada día lo demuestras, que tú estás consiguiendo, con esfuerzo y tesón, un aprendizaje impresionante a través de estos zorros.
    Lo fascinante de todo esto, y tú nos lo acabas de contar, es que nunca se termina de aprender y que cada situación de fotografía de vida salvaje es un enigma, un problema nuevo al que te tienes que enfrentar y buscar una posible solución si quieres fotografiar sin molestar.
    Lo dicho; un post impresionante, de apasionante lectura, y muy enriquecedor. Las fotografías y los datos que nos muestras son una información preciada que te llena, nos llenan, de satisfacción.
    Como siempre, enhorabuena y ánimo con el trabajo de campo que tanto te apasiona.
    Y gracias por compartirlo. Ya estoy deseando leer el siguiente post...
    Sé feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angel, me vas a perdonar el retraso en responderte. Por error tu respuesta aparece más abajo. Gracias por seguirme con esa puntualidad. Un abrazo

      Eliminar
  2. Realmente emocionante imaginar la investigación de campo, que ya está dando buenos frutos como vamos viendo por las fotos aportadas. Estaremos a la espera, e iremos viendo el desarrollo de las dos familias de zorros.
    Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. A ver si la primavera se porta y finalmente nos regala con un mayo florido en el que disfrutar de la dehesa. La verdad es que este clima que hemos padecido ha hecho que redoble mis esfuerzos en la fauna ante la falta de aliciente por el paisaje. Ahora que vuelven las precipitaciones mi mente se vuelve a dividir entre el paisaje y la fauna. Siento la primavera como la estación que se mueve más deprisa y eso no deja de entristecerme pues las posibilidades fotográficas se reducen drásticamente en las demás estaciones. Al menos en nuestras latitudes.
      Gracias por comentar y espero que te sigan gustando el trabajo.

      Eliminar
  3. Estupendo post.
    Enhorabuena por esas vivencias, que no dejan de ser un pequeño estudio de etología.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Tengo un amigo que me dice que en el campo siempre se aprende, incluso de los fracasos (en la observación) y eso es otro de los aspectos de la naturaleza y la fotografía de exteriores que más me atraen, el constante sometimiento a un aprendizaje continuo.

      Eliminar
  4. Un relato de lo más enriquecedor. Coincido en tu valoración del trabajo de campo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, sólo estuvimos un rato juntos pero creo que compartimos puntos de vista y sensibilidades cada uno en nuestra área de campeo si se le puede llamar así. Yo también disfruto con tus vivencias. Espero que te vaya bien. Un abrazo

      Eliminar
  5. Angel, aunque ahora está lloviendo por toda la provincia no se si a nivel fotográfico se arreglará la primavera para captar los tonos con los que me imaginaba fotografiar este años a los zorros. Sin embargo, el esfuerzo realizado no es nada comparado con las satisfacciones de los conocimientos conseguidos y las experiencias vitales que muestro aquí muy resumidas por falta esencialmente de tiempo para relatarlas. Entre el ordenador y el campo elijo el campo y por eso me resulta difícil actualizar el blog. Y en el campo lo que más me atrae es la magia y el secreto que le rodea. Creo que si no existiera ese juego casi imperceptible para ser humano no me atraería tanto. Huyo de la alienación que nos caracteriza a los seres humanos y desentrañar las tramas de la vida es simplemente un regalo para mi.
    Gracias por tus comentario y espero que mi blog te siga atrayendo.
    Estoy como ya sabes a vuestra disposición. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es, amigo Paco, que no va a ser fácil que se recuperen esos tonos... Por la zona de monte en la que normalmente me muevo con la btt (otro de mis vicios, je, je...) ya se va notando algo el agua caída. Da gusto ver los colores que van cogiendo fuerza y las plantas que van rezumando vida... Hace unas semanas era un auténtico desastre... Y, aunque va costando, parece que la naturaleza va cogiendo forma... A ver si hay suerte y logras captar a los zorros con los tonos deseados. Perseverancia y buen hacer no te faltan... ¡Ánimo!

      Eliminar