lunes, 16 de junio de 2014

Por fin toqué a la zorra

Aquel día marcó un antes y un después en mi vida personal. Me encaminaba como cada jornada a mi destino fotográfico pensando en nuevas tomas de juegos, posturas, comportamientos, en intentar sacar otros datos e imágenes de la camada de zorros 2014 que esta siguiendo.
Desde que era jóven he soñado con ver mamíferos salvajes, fotografiarlos en su ambiente, ver sus rastros, sentir su presencia en el monte,… Lo que más me atrae es conocer sus costumbres, vencer sus resistencias, sentirme unido a ellos como un ser vivo más de este mundo. Dejar unos minutos de ser hombre para volver a mis ancestros y comunicarme con esos animales a los que nuestros antepasados  atribuían poderes sobrenaturales convirtiendo a determinadas especies en una especie dioses paganos con roles místicos de suma importancia.
Más de una vez había soñado con tocar a un zorro. Aunque las sensaciones táctiles fueran muy semejantes a las de un perro o un gato, el contacto con un animal salvaje era para mi algo mágico, doblegar sus miedos, sentir ese contacto con un animal salvaje que lo normal es que te rehuya…

Ya de joven tuve en mis manos a un zorrillo, lamentablemente cautivo, que se subió a mis hombros. El pobre estaba desvalido, alejado de su familia y sólo. No fue una sensación agradable por la lástima que producía su ansioso estado de ánimo pero fue un encuentro mágico. Casi el primer contacto tan cercano con un mamífero.

Imagen realizada por Roberto García. Aparezco con menos de 18 años y ya haciendo fotos de naturaleza y fauna aunque en esta ocasión estaba encarcelada.

Más tarde he cuidado algún fin de semana, también a otros zorrillos que llegaban al Centro de Recuperación de Animales Salvajes de Salamanca.
Otro encuentro singular fue durante una de mis visitas a Doñana donde pude disfrutar de la cercanía de la lince hembra Esperanza al entrar en su jaula. Esta hembra de lince ha muerto recientemente y supuso para mi el primer contacto con esta especie. Una hembra troquelada al haber sido recogida muy jóven y que siempre vivió en cautividad. Compañera de otra hembra llamada morena mucho más agresiva.

Iba en mi coche absorto en estos pensamientos y sensaciones placenteras por la carretera cuando a lo lejos pude avistar un bulto relativamente grande que parecía moverse algo a pesar de estar caído en mitad de la vía.
Nada más llegar al lugar se me abrieron los ojos como platos. Una hembra de zorro estaba muriendo ante mis ojos. El impacto había sido bastante fuerte pues se desangraba por el morro y por atrás. Murió casi de forma instantánea. Me encontraba en pleno territorio de mi zorra, aunque nunca la había visto en la carretera ni cerca de ella. Las zorreras que yo conocía se situaban apenas a setecientos metros de la zona del impacto aunque el día anterior había vuelto a desplazarse con ellos y yo no había localizado aún el nuevo emplazamiento de la zorrera. En un primer momento no me di cuenta que podía ser la hembra que yo fotografiaba, pero rápidamente até cabos,… podía ser perfectamente mi hembra, la que conocía desde hace tres años al menos. A la que había visto tres años criar y conocía tan bien.
Este ejemplar viejo tenía esta primavera bastantes garrapatas y unos días antes la había visto una garrapata grande y clara en la pata delantera derecha. Muerta ya, con su cuerpo flácido aún, rebusqué entre su pelo satinado y sano, brillante y allí estaba la garrapata. Era mi zorra, la que tantas alegría me había dado estos últimos tres años. La que había visto por primera vez, azotada por la sarna y presionada entre los territorios de otras dos zorras.
No es que fuera mía, lo era por la singularidad de su conocimiento y por los años de observación. Siempre fue un ejemplar salvaje que nunca necesitó de mi para subsistir, jamás había dependido de mi ni me buscaba ni necesitaba, pero a fuerza de los años se había acostumbrado a mi presencia cercana y me aceptaba con mi ropa siempre igual y oliendo siempre a los mismos olores, con mi coche rechinante y sucio que se movía de aquí para allá por su territorio. Ella estaba acostumbrada a mis movimientos aunque no sabía a que se podían deber pero miraba de reojo para ver si era el ser humano conocido de siempre o una amenaza en su territorio. Pocas veces me bajaba del vehículo pues la mejor forma de observarla era para el coche a la sombra de una encina y poner a observar hasta encontrar algún movimiento. 
Así, frente a mi la realidad aplastante del cadáver de la Rabona cerraba un ciclo en mi vida que ha durado cerca de cuatro años desde que por casualidad me encontré en el 2011 con una camada de zorros al pie de una pista regresando a mi casa. Esa hembra, muerta ya, me dio una gran satisfacción pues pude hacerle bastantes fotos y disfrutar de la vivencia de momentos inolvidables con su camada,  fruto de las cuales conseguí un premio en la web Fotonatura.

En fin, he pospuesto esta entrada en repetidas ocasiones pero finalmente me enfrento a la necesidad de pasar página. El duelo ha durado un mes, poco parece después del impacto inicial, pero es que la vida continúa e inevitablemente el cerebro reestructura sus recuerdos y establece afinidades y emociones constantemente pero, si tengo que decir que la experiencia vivida con mis zorros (si se me permite esta expresión no por ser de mi propiedad sino por la sensación de formar parte de su clan) ha sido una si no la más intensa y duradera que he vivido con la fauna salvaje. Osos, lobos, linces son valorados por encima debido a su escasez o carácter mítico pero el zorro es sin duda el superpredador de Salamanca y he disfrutado intensamente con los momentos que me ha dejado compartir...

¡Gracias!


Así me encontré a la Rabona aquella tarde de Mayo.

Una vez atropellada y recién muerta la transporte a una zona de la dehesa para que descansara en su territorio en lugar de en una cuneta al pie de la carretera.

Restos de la zorra Rabona fundidos ya con el universo.
En menos de una semana los buitres y los invertebrados la desintegraron.




Vista general en la que se puede apreciar la garrapata.

Detalle de la garrapata que me servía para identificarla los últimos días.


Posdata
Llevo retrasando esta entrada cerca de un mes por el dolor de la experiencia vivida pero hay que pasar página y quizá es el momento de buscar nuevas especies o ya veremos si al año que viene sigo con mis zorros. En todo caso en breve partiré hacia las islas Lofoten y Noruega por lo que hay que seguir adelante.